Los adolescentes con niveles altos de ansiedad tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos alimentarios (Eur Eat Disord Rev)

Un estudio británico con 2.400 adolescentes de 14 a 19 años muestra que aquellos que han padecido ansiedad tienen doble riesgo de ayunar e incrementan las probabilidades de desarrollar anorexia nerviosa.