Reforzar las células linfoides innatas es crucial para combatir la tuberculosis desde su inicio (Nature)

Científicos estadounidenses y sudafricanos creen que estas células, recientemente descubiertas, pueden proporcionar un nuevo enfoque para el desarrollo de tratamientos y vacunas contra la enfermedad.