Un paciente tetrapléjico consigue mover los brazos y caminar gracias a un exoesqueleto conectado al cerebro (Lancet Neurol)

Aunque los primeros resultados son prometedores, los científicos matizan que el sistema está muy lejos de la aplicación clínica y requerirá mejoras antes de estar disponible.
Aunque los primeros resultados son prometedores, los científicos matizan que el sistema está muy lejos de la aplicación clínica y requerirá mejoras antes de estar disponible.